viernes, 8 de mayo de 2009

TRABAJO NOCTURNO Y CANCER DE MAMA

El común denominador a todo trabajo en turno de noche es la exposición a la luz artificial. El personal perteneciente a la tripulación de aerolíneas es uno de los grupos de trabajadores más estudiados. Desde hace varias décadas se ha observado un aumento del número de casos de cáncer de mama entre azafatas de vuelo, que en un primer momento fue atribuido a radiaciones cósmicas y electromagnéticas. La observación de un incremento del riesgo de cáncer de mama de magnitud similar (en torno al 50%), en el personal de enfermería y otros trabajadores en turno de noche, condujo a la hipótesis de que la exposición a la luz artificial durante la noche era la responsable de este aumento del riesgo de cáncer (1).

En realidad esta hipótesis ya fue formulada hace más de 20 años y estaba basada en los efectos negativos que podía tener la alteración del ritmo circadiano (ciclo día / noche), por la disminución de los niveles de melatonina (2). Entre las numerosas funciones de esta neurohomona (melatonina), figura el control de la proliferación celular y prevención del cáncer (3). Como la exposición a la luz inhibe la producción de melatonina, se postuló que las mujeres ciegas y aquellas con más horas de sueño nocturno tendrían el menor riesgo de cáncer de mama (4). Son varios los nombres dados a esta hipótesis: teoría de la melatonina, de la cronoalteración y teoría LAN (Light-at-Night theory for cancer).

Dinamarca ha sido el primer país en admitir el cáncer de mama como enfermedad profesional secundaria al trabajo nocturno. Las mujeres danesas con cáncer de mama y sin otros factores de riesgo conocidos, salvo haber trabajado al menos una noche a la semana durante al menos 20 años, serán indemnizadas. 38 mujeres danesas, en su mayoría enfermeras y azafatas de vuelo, han recibido una compensanción económica de hasta 134.000 euros. La decisión del gobierno danés ha sido toda una sorpresa. El trabajo nocturno está considerado por la IARC ( Agencia Internacional de Investigación del Cáncer), como probable carcinógeno para humanos (grupo 2A), pero sin evidencia científica suficente (todavía no está en el grupo 1).

La asociación entre trabajo nocturno y cáncer también es respaldada por la Asociación Americana para el Cáncer; no obstante, el Departamento de Salud del Reino Unido considera insuficiente la evidencia científica que justifica la decisión danesa y ha encargado una rigurosa investigación sobre el tema que se espera finalice en 2011. Hace poco más de un mes, un editorial en "The Lancet" alertaba de las posibles consecuencias negativas de la decisión danesa. Si se disparan los litigios, muchas trabajadoras con horario nocturno podrían ver peligrar su puesto de trabajo, víctimas de una discriminación de sexo (5).

La polémica ha llegado hasta el Parlamento Europeo. El pasado mes de abril en Estrasburgo, Kathy Sinnott, eurodiputada y miembro de la mesa de parlamentarios por Irlanda hizo la siguiente interpelación oral a la Comisión Europea: ¿Tiene la Comisión conocimiento de la relación entre el cáncer y el trabajo nocturno? ¿Piensa la Comisión intensificar el apoyo a la investigación sobre cómo contribuye el trabajo nocturno al cáncer en la UE? ¿Piensa analizar las mejores prácticas y la investigación sobre cómo puede aumentarse la seguridad del trabajo nocturno y sobre cuál es la cantidad máxima de trabajo nocturno que es segura? En términos de empleo, ¿piensa la Comisión publicar directrices sobre el trabajo nocturno como factor de riesgo para el cáncer, a fin de que los empleadores y los empleados sean conscientes del riesgo?

1.- Megdal SP, Kroenke CH, Laden F, Pukkala E, Schernhammer ES. Night work and breast cancer risk: a systematic review and meta-analysis. Eur J Cancer. 2005 Sep;41(13):2023-32.

2.- Pauley SM. Lighting for the human circadian clock: recent research indicates that lighting has become a public health issue. Med Hypotheses. 2004;63(4):588-96.

3.- Bartsch C, Bartsch H. The anti-tumor activity of pineal melatonin and cancer enhancing life styles in industrialized societies. Cancer Causes Control. 2006 May;17(4):559-71.

4.- Stevens RG. Light-at-night, circadian disruption and breast cancer: assessment of existing evidence. Int J Epidemiol. 2009 Aug;38(4):963-70.

5.- Breast cancer on the night shift (Editorial). Lancet. 2009 Mar 28;373(9669):1054.

1 comentario:

Miguel Angel dijo...

Buenos días Jose Miguel,
Conocía que el trabajo nocturno está considerado como probablemente carcinógeno. Lo que desconocía es que en Dinamarca se están concediendo prestaciones por este motivo como derivado del trabajo... muy interesante.
Saludos desde Zaragoza.